Tratamientos estéticos en hombres

 Los tratamientos estéticos en hombres van en aumento. En la actualidad el hombre, al igual que la mujer, quiere sentirse bien tanto por dentro como por fuera con alimentación sana,  deporte y cuidados corporales. Además, el hombre joven actual no piensa sólo en estar bien ahora, sino en conservarse para estar en el futuro lo mejor posible. Aunque esta idea del cuidado corporal estaba antes asociada a particulares perfiles socioeconómicos, cada vez más hombres quieren realizarse tratamientos estéticos que mejoren su cara y su cuerpo. En chicos jóvenes, los tratamientos estéticos más demandados son los de depilación láser y los relativos a la mejora de acné o de cicatrices de acné. La depilación láser masculina va en aumento porque tanto a ellos, como a sus parejas, no les gusta el exceso de vello -y no sólo de la zona genital- sino también de nalgas, tronco o espalda. Entre los 30-40 años, los hombres empiezan a consultar por tratamientos faciales que le mejoren sus arrugas o su calidad de piel y, en estos casos, la toxina botulínica (Botox) para las arrugas de frente, entrecejo y patas de gallo, va estupendamente, porque no sólo mejora sino también  retrasa el envejecimiento facial. Tratamientos de peeling, luz pulsada, láseres de fotobiomodulacion y mesoterapia de hialurónico, sirven para la mejora de textura y manchas de la piel. A nivel corporal, los hombres de estas edades consultan por grasa localizada y tratamientos como la criolipolisis, radiofrecuencia corporal, carboxiterapia  y mesoterapia, pueden ayudar. A partir de los 50 años las preocupaciones estéticas masculinos son las relacionados con manchas faciales, eliminación de papada, exceso de piel y/o bolsas en párpados y la flacidez y pérdida de volumen de la cara. El láser de CO2 fraccionado y la luz pulsada pueden ser de ayuda en la mejora de manchas y textura de la piel en estas edades; los rellenos con hialurónico e hidroxiapatita son muy útiles en el reposicionamiento de volúmenes y mejora de arrugas de la cara. En este punto, hay que recordar que los rasgos de “masculinidad” son distintos de los de “feminidad”, predominando lo “cuadrado” sobre lo “redondo” con pronunciamiento de la zona mandibular y mentoniana. A nivel corporal, la disminución de grasa es la principal consulta estética pudiendo recurrirse a tratamientos invasivos como la liposucción, o  no invasivos si hay grasa localizada como la criolipolisis. Desde el punto de vista cosmético de cremas y cuidados de la piel también existen diferencias entre la piel del hombre y de la mujer, prefiriendo ellos productos menos grasos y que no dejen residuos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *