Retinoico oral: ¿ángel o demonio en el acné?

Juan, es un chico de 25 años que vino a nuestra clínica buscando un tratamiento efectivo para el acné de su cara. Lo tenía desde los 16 años y había realizado tratamientos con antibióticos orales, cremas y jabones antiacné con poca mejoría. Al explorarlo observamos que Juan tenía lesiones  inflamatorias de acné que tendían a dejar cicatrices, a pesar que él refería que no se las manipulaba. Juan no padece de nada pero le gusta hacer “botelloneo” los fines de semana.  Le propusimos tratamiento con isotretinoina oral para lo cual le pedimos una analítica de hemograma, fórmula y recuento leucocitario, glucosa, colesterol total, así como sus fracciones LDL (colesterol malo) y HDL (bueno), triglicéridos y enzimas hepáticas. En cuanto tuvimos la analítica, que fue normal, se inició tratamiento con 30 mg de isotretinoína oral, previa firma de consentimiento informado, en el que comentamos los efectos secundarios más frecuentes de la medicación como son la sequedad labial y ocular,  posibilidad de aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos y de enzimas hepáticas y la importancia de la restricción de alcohol.

Los retinoicos orales, concretamente la isotretinoína oral (antiguo Roacutan), es un fármaco muy útil en el control del acné. Es un derivado de la vitamina A que va a actuar en regulación de la glándula sebácea en los 4 mecanismos principales alterados en la producción del acné: regulación de  la secreción grasa, disminución del “taponamiento” de la glándula sebácea, control de la infección bacteriana y disminución de la inflamación. En las redes sociales existen muchos “bulos” en contra de la isotretinoína oral y de sus efectos secundarios; y otras veces , se propugna para cualquier tipo de acné…..En nuestras consultas tenemos pacientes -y padres- que no quieren oír hablar del producto y otros que se lo quieren tomar cuando aparece un grano….La indicación de la isotretinoína oral es el acné grave, conglobata, noduloquístico y  acné cicatricial resistente a tratamientos convencionales del acné, como el caso de Juan. Los efectos secundarios de la isotretinoína oral son habitualmente de carácter leve como sequedad labial y ocular que obliga a usar cremas emolientes en labios, cara y  manos y lágrimas artificiales en pacientes que lleven lentillas. A veces, observamos aumento leve de colesterol y/o triglicéridos en pacientes predispuestos genéticamente o con malos hábitos alimentarios y que no contraindica el tratamiento. Al eliminarse el fármaco por el hígado es importante evitar el abuso de alcohol y evitar medicaciones que puedan dañar el hígado. Fundamental en las mujeres en edad fértil evitar embarazo porque la medicación es teratogénica y afectaría al feto. Por ello, es imprescindible un test de gestación previo y usar métodos anticonceptivos eficaces durante el tratamiento y un mes después del cese de la isotretinoína oral. En verano se puede tomar esta medicación con fotoprotección adecuada. Cuestionado ha sido la posibilidad de depresión y suicidio en pacientes con acné que tomaban esta medicación, pero grandes estudios epidemiológicos han concluido que no tienen mayor incidencia; eso sí en caso de depresión en paciente con acné -tome o no isotretinoina oral- hay que contactar con el psiquiatra. Aunque todo lo anterior pueda parecer “preocupante” es un tratamiento MUY SEGURO cuando se realiza de forma controlada por el dermatólogo y proporciona muchas satisfacciones tanto al paciente como al médico. Es, además, el único tratamiento que puede curar para siempre el acné, aunque haya un 30% de pacientes que puedan requerir más de un ciclo de tratamiento. El tiempo de duración del tratamiento depende del peso y dosis diaria pero puede estar entre 6-18 meses. Dosis más alta comportan menos tiempo de tratamiento y a la inversa, siendo este segundo modelo de baja dosis y mucho tiempo el preferido en el acné de mujer adulta.

En las fotos veis la evolución del acné de Juan a los 6 meses con un resultado magnífico y gran satisfacción del paciente que se cuida de no ir a la “botellona”. Por tanto, los retinoicos orales son habitualmente más ángeles que demonios en el acné.

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *